PISTAS Y BARRO

El discurrir de la marcha se hace ameno cuando en el recorrido nos encontramos paisajes inolvidables. Caminos infinitos con trazados preciosos en donde el tiempo se detiene y el avance sobre ellos se convierte en la mejor de las carreras.

domingo, 28 de enero de 2018

Cuando estaba a su lado olvidaba el horror de la cruzada, su preocupación por el futuro. En ella era un hombre mejor.

...Muchas horas después, en algún momento entre maitines y prima, se levantó el viento. Pasó por la colina del castillo, acarició en su camino hacia el norte los abedules que orlaban en el Mosela y rizó el agua del río.

...se levantó el viento. Pasó por la colina del castillo, acarició en su camino 
hacia el norte los abedules que orlaban en el Mosela y rizó el agua del río...

Cuando alcanzó la picota y el mercado de ganado de Varennes, ganó fuerza, de tal modo que poco después ululaba sigiloso por los callejones y hacia revolverse la basura. De un alféizar del muro de la Torre del Hambre se desprendió un chuzo de hielo, tan largo como un brazo, el último que aún pendia allí, y se estrelló muchos codos mas abajo en el suelo de barro sin ser advertido por los habitantes del barrio, que dormían bajo gruesas mantas de lana y soñaban con la cercana primavera. La oscuridad era casi total. Solo en una ventana palpitaba una luz.
Jean había encendido una vela y contemplaba el rostro de Adéle. Estaba tendida junto a él, su cabeza descansaba en el brazo doblado debajo de ella, la manta había resbalado hasta el trasero y el resplandor de la luz corría sobre la espalda desnuda. Su cabello se enroscaba en remolinos sobre la almohada, un mechón se apoyaba en sus labios y temblaba con cada respiración; su rostro era un paisaje perfecto de sombras y piel suave.
En la casa reinaba el silencio. Hacía mucho que los invitados a la boda se habían ido o yacían totalmente borrachos en la sala y el zaguán. Jean se quedó inmóvil y estudió pulgada a pulgada el cuerpo de Adéle. No podía explicarse lo que sentía por ella...Sus sentimientos le abrumaban cada día que pasaba.
"Es como yo".
Cuando estaba a su lado olvidaba el horror de la cruzada, su preocupación por el futuro. En ella era un hombre mejor.
Cuidadoso, le subió la manta hasta los hombros porque hacía frío en la habitación. Sacó el nazar del arcón que había junto al lecho y lo hizo girar en la mano, de tal modo que atrapó la luz de la vela y brilló como un rubí. Con mucho tiento, metió el amuleto bajo la almohada de ella.
"Protégela, cada día y cada noche"
Apagó la vela y se tumbó junto a Adéle...

Cuando estaba a su lado olvidaba el horror de la cruzada,
su preocupación por el futuro
...Aristide tragó saliva con esfuerzo. ¿Cómo, por todos los espíritus de la antesala del infierno y los demonios cornudos del purgatorio, sabía Ferry de Velín?
- Eso son mentiras - logró decir -. Acusaciones sin fundamento. No creáis ni una sola palabra.
- Tengo pruebas.
Yolande estaba rígida. Luego, en un instante, su rostro se transformó en una mueca de odio.
- ¡Cerdo! - gritó, y se lanzó sobre él, le pegó, le abofeteo, le araño las mejillas -. ¡Perro repugnante, fementido, impío! ¡Ojalá revientes y te ahogues con tu propia depravación!
Él le sujetó las manos. Ella le escupió en la cara, le dio una patada en la espinilla y se soltó.

¡Perro repugnante, fementido, impío!
¡Ojalá revientes y te ahogues con tu propia depravación!



Extraído del libro: "La sal de la tierra"

Escrito por Daniel Wolf


viernes, 26 de enero de 2018

No hay nada tan engañoso como la distancia de una luz en una noche oscura como boca de lobo

Adelante. Haremos lo que nos hemos propuesto hacer aunque corran por el páramo todos los demonios del averno.

Proseguimos lentamente nuestro camino en la oscuridad,
con la borrosa silueta de las colinas cubiertas de peñascos a nuestro alrededor
y el punto de luz amarilla brillando delante de nosotros
»Proseguimos lentamente nuestro camino en la oscuridad, con la borrosa silueta de las colinas cubiertas de peñascos a nuestro alrededor y el punto de luz amarilla brillando delante de nosotros. No hay nada tan engañoso como la distancia de una luz en una noche oscura como boca de lobo, y unas veces el resplandor parecía estar tan lejano como el horizonte y otras encontrarse a pocos metros. Pero finalmente vimos de dónde procedía y entonces supimos que estábamos muy cerca. Una vela ya muy derretida estaba clavada en una grieta entre las rocas que la flanqueaban por ambos lados para protegerla del viento y también para lograr que sólo fuera visible desde la mansión de los Baskerville.
Una roca de granito nos ocultó mientras nos acercábamos y pudimos asomarnos por encima para contemplar la luz de la señal. Era extraño ver aquella vela solitaria ardiendo allí, en mitad del páramo, sin el menor signo de vida a su alrededor: tan sólo la llama amarilla y el brillo de las rocas a ambos lados.»

- ¿Y ahora qué hacemos? -susurró Sir Henry. »
- Esperar aquí. Tiene que estar cerca. Quizá podamos verlo.


Extraído del libro: "El Perro de Los Baskerville", escrito por Arthur Conan Doyle.
Viñetas de Javier Olivares. 


Autor: Arthur Ignatius Conan Doyle 
Edimburgo, 22 de mayo de 1859 - Crowborough, 7 de julio de 1930
Escritor y médico británico, creador del célebre detective de ficción Sherlock Holmes.


Javier Olivares (Madrid, 1964). Ilustrador e historietista.

martes, 22 de marzo de 2016

Remover barreras para apreciar la mano de obra y los elementos que privan a la gente de la alegría en su trabajo

William Edwards Deming tomó como base importantes teorías y herramientas aplicadas al mundo de la calidad, especialmente el conocido Círculo PDCA:

Ciclo de Shewart (por el propio Deming), Círculo de Deming o Espiral de Mejora Continua


William Edwards Deming, considerado el padre de la Gestión de la Calidad moderna, desarrolló un conjunto de principios sobre los que se basan sus ideas sobre la gestión de la calidad, conocidos como los 14 Puntos de Deming:

1. Crear constancia y determinación en la mejora de productos y servicios con los objetivos de aumentar la competitividad, mantenerse en el mercado y crear puestos de trabajo.
2. Adoptar la nueva filosofía de cooperación y ponerla en práctica
3. Suprimir la dependencia de la inspección masiva, mejorar los procesos e incluir la calidad desde el principio “hacerlo bien desde la primera vez”.
4. Acabar con la práctica de comprar en función del precio más bajo.
5. Mejorar constantemente el sistema de producción, sin detenerse; lo que conlleva a la mejora de la calidad, la productividad y la reducción de costes.
6. Desarrollar la formación y capacitación desde dentro del trabajo.
7. Establecer líderes y reconocer habilidades, capacidades y aspiraciones de las personas. El objetivo de la supervisión debe ser ayudar a la gente, máquinas y dispositivos a realizar su trabajo.
8. Eliminar el miedo y construir confianza, para que entre todos se trabaje de una manera más eficiente.
9. Eliminar las barreras que separan los diferentes departamentos. Pasar de la competición a la cooperación.
10. Eliminar eslóganes, exhortaciones y metas pidiendo cero defectos o nuevos niveles de productividad. Estas exhortaciones solo crean relaciones de rivalidad.
11. Eliminar los estándares y cuotas numéricas. Trabajar la Gestión por Objetivos.
12. Remover barreras para apreciar la mano de obra y los elementos que privan a la gente de la alegría en su trabajo. Esto incluye eliminar las evaluaciones anuales o el sistema de méritos que da rangos a la gente y crean competición y conflictos.
13. Estimular programas de formación y auto mejora (superación personal).
14. Implicar a toda la organización (CIA) para llevar a cabo “la transformación”, ésta es cosa de todos.


William Edwards Deming (1900-1993)